Consejos útiles

16 trucos psicológicos para complacer a las personas

Hace unos años, científicos de la Universidad de Nueva York realizaron un estudio que demostraba que el llamado "efecto camaleón" realmente funciona. 72 personas realizaron la tarea junto con extraños, la mitad de los cuales, a pedido de los investigadores, copiaron el comportamiento de los sujetos, y la otra mitad no. Como resultado, los participantes en el experimento, cuyo comportamiento fue "reflejado", informaron que les gustaban sus parejas y les gustaría continuar comunicándose con ellos.

Entonces, usando sus gestos y expresiones faciales de "compañía" en comunicación con el nuevo jefe, así como repitiendo la pose, puede lograr rápidamente su ubicación. Lo principal es no exagerar.

2. Intenta llamar tu atención con más frecuencia

Según un estudio de la Universidad de Pittsburgh, somos más bonitas que las personas que vemos a menudo, incluso si no nos son familiares. Como parte del experimento, cuatro niñas, desconocidas para otros estudiantes, asistieron a clases en la universidad. Dos llegaron a menudo, dos raramente. Luego se les mostró a los estudiantes sus fotos y se les pidió que calificaran. Aquellos a quienes las asignaturas se reunían regularmente en el aula recibían puntuaciones más altas.

3. Haz cumplidos

En el libro de Project Happiness, la abogada Gretchen Rubin escribe: "Todo lo que dices sobre otras personas afecta cómo te ven los demás". Este fenómeno científicamente probado se llama transferencia espontánea de cualidades. La gente asocia los cumplidos que le dices a los demás con tu propio carácter. Este fenómeno funciona y viceversa: si constantemente hablas negativamente de los demás, comienzas a atribuirte rasgos negativos.

4. Irradiar positivo

Según la investigación de la Universidad de Ohio, las personas sin saberlo capturan las emociones de los demás. En otras palabras, el estado de ánimo del interlocutor siempre se nos transmite. ¿Quieres causar una buena impresión? Muestra una actitud positiva.

5. Sea amigable y competente.

Nos gusta cuando los profesionales son agradables y abiertos en la comunicación. La psicóloga de Harvard, Amy Cuddy, argumenta que en los negocios, es mejor mostrar primero amistad y apertura, y luego mostrar competencia en un tema importante. Entonces la gente primero confía en ti y luego te respeta. Según Amy Cuddy, "esto ha sido inherente a nosotros desde la antigüedad, cuando lo más importante para la supervivencia era ganar la confianza de los familiares".

6. No te esfuerces por ser perfecto

Eliot Aranson, de la Universidad de Texas, demostró que nuestros descuidos mejoran las opiniones de los demás sobre nosotros y que las personas ideales los asustan por su inaccesibilidad. Durante el experimento, los estudiantes escucharon una grabación de prueba. El participante que respondió las preguntas correctamente, y al final derramó café accidentalmente, ganó más simpatía que el que sostuvo impecablemente y no cometió un solo error.

7. Centrarse en puntos de vista comunes.

Según un estudio de Theodore Newcomb, las personas encuentran más atractivas a quienes se parecen a ellas. Esto se llama el efecto de atracción de similitud. Nos complace que alguien comparta nuestras opiniones políticas o gustos musicales. Es más probable que se haga amigo de la persona con la que apoya a un club de fútbol. Sin embargo, también es digno de mención que, según los científicos de la Universidad de Virginia, nos gustan las personas que, como nosotros, son muy negativas sobre algo.

8. Toque accidentalmente

Con este truco psicológico debes tener cuidado: el toque debe ser ligero, discreto y apenas perceptible. Está comprobado que afecta al interlocutor en un nivel subconsciente y lo hace sentir cálido en ti. Los científicos de la Universidad de Mississippi descubrieron que los camareros que estaban en el proceso de atender a los clientes de restaurantes recibieron más propinas.

10. Piensa en la persona como quiere.

Todos están contentos cuando su opinión sobre sí mismos coincide con la visión de los demás. Los especialistas de la Universidad de Stanford realizaron una serie de experimentos sobre este tema. Los participantes con autoestima adecuada y baja se comunicaron con extraños. El tema de la conversación fue la personalidad de los sujetos.

Como resultado, las personas con autopercepción positiva expresaron el deseo de ser amigos de quienes los elogiaron. Y los participantes con baja autoestima prefirieron las críticas. Los científicos atribuyen esto al hecho de que siempre queremos obtener comentarios predecibles.

11. Comparte un secreto

La estrategia de autorrevelación es la técnica más simple y efectiva para construir relaciones. Por supuesto, no necesitas abrir inmediatamente tu alma a un extraño. Primero, discuta las noticias, las últimas noticias sobre películas, luego cuente algo sobre usted y solo luego cuente algo personal. Esto creará una sensación de cercanía y será más fácil para el interlocutor confiar en usted en el futuro.

12. Déjame contarte sobre mí

Según los experimentos de la Universidad de Harvard, hablar de seres queridos no nos brinda menos placer que la comida, el dinero y el sexo. Deje que el interlocutor cuente algo sobre usted y use las tácticas de escucha activa: asentir, asentir, aclarar detalles. Entonces tendrá los recuerdos más agradables de la conversación.

15. Estar abierto a la comunicación

Según el psicólogo Jim Taylor, la apertura emocional puede explicar por qué una persona se ve atractiva a los ojos de los demás. Por supuesto, este comportamiento puede ser arriesgado, porque nos hace vulnerables: nunca está claro si puedes confiar en la otra persona. Pero a veces este riesgo puede justificarse.

16. Finge que te gusta la persona con la que estás hablando.

Cuando crees que una persona está ubicada hacia ti, empiezas a quererla. Así es como funciona el fenómeno de la simpatía mutua. Además, cuando suponemos que una persona debe tratarnos bien, nos comportamos de manera más abierta con anticipación. Entonces, sin saberlo, aumentamos las posibilidades de causar una impresión favorable. Si no está seguro de cómo es la persona con la que está hablando, simule que le gusta. Tal vez él comenzará a simpatizar contigo.